Llamanos: (81) 8334-8169 / (81) 8020-8828

Top 9 Caracteristicas para ser un Gran Lider

Si en realidad una persona nace como un líder o desarrolla habilidades para convertirse en un líder, está abierto al debate. Hay algunas características claras que se encuentran en los buenos líderes. Estas cualidades pueden ser desarrolladas o pueden ser parte natural de su personalidad.

1. Conciencia de uno mismo
El camino número uno es tener mejor autoconciencia. Esto es muy importante, si quieres ser capaz de saber cómo puedes ayudar a otras personas a aprender, crecer y desarrollarse, primero debes entenderte a ti mismo.

Usted necesita conocerse primero, necesita entender el tipo de gente con la que desea rodearse, necesita entender qué clase de negocio está intentando crear, necesita entender la vision, la misión en la que está, y todo esto comienza con la auto-conciencia de entender su valor fundamental, con el cual desea impulsar el crecimiento del negocio. Si usted no puede entenderse primero, entonces va a tener un tiempo muy difícil entendiendo a otras personas.

2. Carácter
Un buen líder tiene un carácter ejemplar. Es de suma importancia que un líder sea digno de confianza para dirigir a otros. Un líder necesita ser confiado y ser sabio para vivir su vida con honestidad e integridad. Un buen líder “hace lo que predica” y al hacerlo gana el derecho de tener la responsabilidad por los demás. La autoridad verdadera nace del respeto por el buen carácter y la confiabilidad de la persona que conduce.

3. Entusiasta
Un buen líder es entusiasta sobre su trabajo o causa y también sobre su papel como líder. La gente responderá más abiertamente a una persona de pasión y dedicación. Los líderes necesitan ser capaces de ser una fuente de inspiración, y ser un motivador hacia la acción o causa requerida. Aunque las responsabilidades y los roles de un líder pueden ser diferentes, el líder necesita ser visto como parte del equipo que trabaja hacia el objetivo. Este tipo de líder no tendrá miedo de doblar sus mangas y ensuciarse.

4. Confiado
Un buen líder está seguro. Con el fin de liderar y establecer la dirección correcta, necesita ser seguro de si mismo y asumir el papel de liderazgo. Tal persona inspira confianza en otros y saca la confianza y los mejores esfuerzos del equipo para completar la tarea de la mejor forma posible. Un líder que transmite confianza hacia el objetivo propuesto inspira un mejor esfuerzo de los miembros del equipo.

5. Propósito
Un líder también necesita funcionar de manera ordenada y determinada en situaciones de incertidumbre. La gente mira al líder durante tiempos de incertidumbre y desconocimiento y encuentra tranquilidad y seguridad cuando el líder retrata la confianza y un comportamiento positivo.

6. Planificación Estratégica
Los grandes líderes están pendientes en la planificación estratégica. Tienen la capacidad de mirar hacia el futuro, de anticipar con cierta exactitud hacia donde la industria y los mercados se dirigen.
Los líderes tienen la capacidad de anticipar las tendencias, muy por delante de sus competidores. Debido a la creciente competitividad, sólo los líderes y las organizaciones que pueden anticipar con precisión los mercados futuros pueden sobrevivir.

7. Valor
Entre todas las cualidades de liderazgo, el coraje es el rasgo externo más identificable.
El valor significa que usted está dispuesto a asumir riesgos para conseguir el logro de sus metas, sin tener garantía de éxito. Porque no hay certeza en la vida o en los negocios, cada compromiso que haces y cada acción que tomas implica un riesgo de algún tipo.

8. Calma
Los buenos líderes son tolerantes con la ambigüedad y se mantienen en calma, compuestos y firmes con el propósito principal. Las tormentas, las emociones y las crisis van y vienen y un buen líder toma esto como parte del viaje y mantiene una cabeza fría.

9. Análisis
Un buen líder, así como mantener el objetivo principal enfocado, es capaz de pensar analíticamente. No sólo visualizar una situación individualmente, sino que es capaz de dividir las situaciones en sub partes para una inspección más cercana. No sólo es el objetivo visto de una manera enfocada, sino que un buen líder puede dividirlo en pasos manejables y hacer progresos hacia él.